Harvey Walters

Hombre. 50 años. Doctorado en Arqueología e Historia.

Description:

MOTIVACIÓN: Erudición
PILARES DE CORDURA: La valía del conocimiento
FUENTES DE ESTABILIDAD: Thomas Fell, Henry Armitage, Harvey Walters Jr.

HABILIDADES ACADÉMICAS
Antropología: 1
Arqueología: 4
Buscar Libros: 3
C. Ocultas: 2
Historia: 4
Hª del Arte: 2
Idiomas: 2 (Inglés, egipcio antiguo)

HABILIDADES INTERPERSONALES
Burocracia: 3
Crédito: 5
Hª Oral: 2

HABILIDADES TÉCNICAS
Ninguna

HABILIDADES GENERALES
Armas: 2
Armas de fuego: 5
Atletismo: 2
Conducción: 6
Cordura: 7
Electricidad: 6
Estabilidad: 9
Huida: 6
Mecánica: 2
Monta: 2
Preparación: 8
Primeros Auxilios: 2
Psicoanálisis: 3
Salud: 6
S. el Peligro: 5

Bio:

Llegaste a Baltimore hace ya 4 años, con la muerte del magnate del arte Henry Walters, para dirigir la catalogación de toda su colección, un trabajo ingente y terriblemente duro. Se espera abrir próximamente un museo en el palazzo que el difunto mandó a construir en una de las vías más importantes de la ciudad, Charles ST. Fuiste llamado por el alcalde de Baltimore, el señor Johnson, para tal tarea, pues tu amplia experiencia sobre dirección de archivos en Pennsylvania son idóneos para este trabajo y, aunque no entiendas lo que debieras en arte, tu equipo te respalda, y tu responsabilidad es prácticamente de liderazgo y organización. Aún así, tienes vastos conocimientos en Egiptología, y resulta un verdadero placer andar por la sala de arte antiguo, llena de piezas suntuarias de exquisita factura, momias y estatuas ciclópeas, cuando estás algo agobiado. Tras tantos años, el trabajo cada vez se hace más aburrido y tedioso, y la ciudad se vuelve más aborrecible. No obstante, tras tanto tiempo has hecho un par de amistades, sobre todo gracias a las timbas de poker que organiza de cuando en cuando el alcalde. Uno de esos amigos es el Doctor Dorfman, un alienista respetable en todo el estado de Maryland. Con una pipa y un whisky por medio, Dorfman te habla de un caso reciente que ha intentado tratar y, aunque respeta el contrato de confidencialidad entre paciente-médico, te cuenta que hay un joven directivo de banca, el señor Kent DeWitt, que está intentando reunir un grupo de gente capaz de ayudarle con un problema de “extrema gravedad”. Al preguntarle qué aptitudes está buscando, Dorfman sonríe levemente y te dice que, simplemente, distintos puntos de vista. Al parecer, tus conocimientos en ciencias ocultas pueden ser harto útiles. Te advierte que para él es una tontería, pues desde un punto de vista médico lo tiene claro, pero ese chiquillo paga bien la colaboración y puede resultarte divertido y recreativo. Es una buena oportunidad para oxigenarte…¿por qué no tomarte un descanso activo durante un par de días? Le pides el contacto a Dorfman y te citas con el señor DeWitt en tres días, en su casa, a media tarde.

Harvey Walters

La noche que morí PauRodriguez Kassim